Mi Carrito

¿Qué es el cordón umbilical? – Peques

¿Qué es el cordón umbilical?

 

Ante la llegada de un nuevo bebé a nuestro hogar sí que surgen preguntas sobre los cuidados que debemos tener. Una de las más cotidianas es acerca de qué es un cordón umbilical, el cual es cortado al nacer el bebé. Sin embargo, es necesario tener ciertos cuidados cuando nace el bebé para que no se vaya a infectar.

 

Para que conozcas todo lo relacionado sobre qué es el cordón umbilical, para qué sirve y cuáles son los cuidados que deberías tener, te invitamos a que leas la siguiente entrada donde te podrás informar.

 

¿Qué es el cordón umbilical?

 

El cordón umbilical del bebé es una estructura que tiene forma de tubo y que es el encargado de conectar al pequeño con la mamá por medio de la placenta. Este se desarrolla junto a los demás órganos durante el primer trimestre del embarazo. Las medidas de este suelen ser de 2 centímetros de diámetro y 55 centímetros de longitud.

 

Además, se compone de una vena y dos arterias, estas últimas transportan los desechos de tu bebé a través de tus riñones, mientras que las venas llevan los nutrientes y oxígeno desde la placenta hacia el feto. Ambas se encuentran cubiertas por un tejido conocido como gelatina de Wharton, que se encarga de amortiguarlas y protegerlas.

 

¿Para qué sirve el cordón umbilical?

 

El cordón umbilical es fundamental para el proceso de gestación de cualquier bebé, pues se encarga de aportar distintas funcionalidades que son fundamentales para su adecuado desarrollo.

 

Por ejemplo, a través del cordón umbilical van a pasar todos los nutrientes y alimentos que va a necesitar el feto hasta que llegue el momento de su nacimiento. Además, le proporciona al bebé el oxígeno en sangre que va desde la placenta de la madre.

 

A su vez, este sirve para la eliminación de todos los residuos de C02, pues se encarga de la expulsión del dióxido de carbono que se produce a causa de la respiración, así como de los residuos de los alimentos.

 

Otra importante función del cordón umbilical, es aportar en el último trimestre los anticuerpos de la madre al feto. Lo cual ayudará a que el bebé vaya formando el sistema inmunológico.

 

¿Cuáles son los cuidados del ombligo del recién nacido?

 

Cuando nace tu bebé verás el cordón umbilical en la parte del cuerpo donde estará ubicado el ombligo. Este suele secarse y caerse entre 10 días y 3 semanas después del nacimiento del pequeño. Como papás tenemos la responsabilidad de llevar una adecuada supervisión y cuidado del ombligo del recién nacido.

 

Aunque no debemos preocuparnos tanto, afortunadamente el cordón umbilical va sanando por sí solo, pero debemos tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

 

  • Realiza una limpieza diaria haciendo uso de gasa y algún tipo de antiséptico.
  • Procura mantener seca la zona del cordón umbilical.
  • Cada vez que vayas a colocar el pañal a tu bebé deberás doblarlo para que el cordón quede al aire.
  • Al bañar a tu bebé hazlo con una esponja, y evita que el cordón se vaya a mojar. Esto lo debes hacer hasta que se haya caído.
  • Si se cae el cordón y hay algunas notas de sangre no debes alarmarte, esto suele ser bastante normal. Debes limpiarlas con un poco de algodón.
  • En caso que se evidencie un sangrado fuerte tendrás que acudir de inmediato con el pediatra.

Señales de alerta con el cordón umbilical del bebé

 

Normalmente, el cordón umbilical del bebé suele sanar sin mayores inconvenientes. Sin embargo, es necesario que prestes atención a algunas señales que pueden dar alerta de posibles infecciones en esta zona. A continuación te las detallamos:

 

  • El cordón de tu bebé no se ha caído después de dos meses.
  • Se evidencia un líquido amarillo del cordón.
  • La piel alrededor del cordón umbilical se ha enrojecido.
  • El bebé llora desconsoladamente cada vez que se toca el área del cordón o la piel que lo rodea.
  • Se percibe un olor que sale del cordón umbilical.

Además, existen otras dos condiciones que pueden surgir mientras sana el cordón, estas son la hernia umbilical y la granuloma umbilical, veamos en qué consisten.

 

Hernia umbilical: ¿Cómo ocurre?

 

Este tipo de condición se puede llegar a presentar debido a que el ombligo del bebé parece sobresalir cuando llora o se esfuerza. Esto puede indicar una hernia umbilical. Esta condición generalmente se resuelve cuando el peque cumple 12 o 18 meses de edad. En caso que no suceda, será necesario que el bebé sea remitido a una cirugía.

 

Granuloma umbilical: ¿Cuándo preocuparse?

 

El granuloma umbilical se presenta después de que se cae el cordón. Esta se puede percibir como un pequeño tejido cicatricial rojo en el área del ombligo y pueden incluir una secreción de color amarillo claro. En la mayoría de los casos, los granulomas umbilicales se resuelven solos; sin embargo, si el granuloma umbilical del bebé no desaparece en una semana, es necesario que te comuniques con tu pediatra.

 

Cordón umbilical: qué problemas pueden suceder durante el parto

 

Los cordones umbilicales son sin duda alguna una parte esencial para mantener saludable al bebé durante el embarazo. Aunque no suelen existir problemas muy comunes relacionados con el cordón umbilical, pueden llegar a presentarse anomalías o complicaciones en el proceso de gestación o durante el parto. Vamos a ver cuáles son las más comunes:

 

  • Cordón umbilical corto: normalmente, los cordones umbilicales tienen diferentes longitudes, sin embargo, aquellos que tienen menos de 40 centímetros pueden provocar una separación prematura del bebé de la placenta, lo que llegaría a generar una muerte fetal.
  • Vasa previa: se trata de una afección muy grave que puede tener consecuencias nefastas si no se detecta a tiempo. Debido a que uno o más vasos sanguíneos del cordón umbilical del bebé empiezan a crecer cerca del cuello uterino. La presión del cuerpo del bebé o del parto, puede ocasionar que los vasos sanguíneos se rompan o se comprometan, privando al pequeño de oxígeno, lo que llegaría a causar una muerte fetal.
  • Cordón nucal: esto se da cuando el cordón umbilical del bebé se envuelve alrededor de su cuello al nacer, suelen ser anomalías bastante comunes que no implican mayores riesgos para el bebé ni para la mamá.
  • Arteria umbilical única: en ocasiones, los cordones umbilicales pueden llegar a tener una arteria en lugar de dos. Suele ser una condición extraña y por lo general no se presenta con otras complicaciones. Sin embargo, esto podría aumentar las posibilidades de que el bebé presente una anomalía congénita del corazón, los riñones, los intestinos o el esqueleto.

Recuerda que debes mantener los debidos cuidados en esta zona para evitar posibles infecciones. Para ello, te invitamos a que explores todos los productos de higiene que tenemos disponibles para que que mantengas protegido a tu bebé.

Ir arriba
Escríbenos
¿Necesitas ayuda?
¡Hola! ¿En que puedo ayudarte?