Mi Carrito

¿Cómo amamantar a un bebé? – Peques

¿Cómo amamantar a un bebé?

 

¿Eres mamá primeriza? Sí tu respuesta ha sido afirmativa, de seguro tienes muchas preguntas sobre esta nueva y retadora etapa de tu vida. Tener un bebé no es fácil, y menos enfrentarse a las nuevas experiencias que tendrás como mamá a diario, en especial durante los primeros meses.

 

Una de las inquietudes más comunes es acerca de cómo amamantar a un bebé, las posiciones recomendadas, la frecuencia con la que debería hacerse, la cantidad y los beneficios que trae la leche materna para el bebé. Para responder todas estas inquietudes te invitamos a que leas el siguiente artículo.

 

¿Qué es la lactancia materna?

 

La lactancia materna es el proceso por el que la madre alimenta a su bebé recién nacido a través de sus senos, que segregan leche inmediatamente después del parto, este debería ser el principal alimento del bebé al menos hasta los dos años. La leche materna es el alimento ideal para los lactantes. Es segura y limpia y contiene anticuerpos que protegen de muchas enfermedades propias de la infancia.

¿Para qué sirve la leche materna?

La leche materna exclusiva es el mejor alimento que se puede ofrecer a un bebé durante los primeros meses de su vida. Es un alimento completo que aporta todos los nutrientes que necesita para crecer y desarrollarse.

 

 

Además, tiene efectos positivos demostrados sobre su salud, ya que reduce la incidencia y/o gravedad de múltiples infecciones (gastroenteritis, infecciones de vías respiratorias, otitis, bacteriemias, meningitis e infecciones urinarias, entre otras) y protege contra el síndrome de muerte súbita, diabetes, enfermedad de Crohn, linfoma y otras enfermedades inmunológicas y alérgicas.

 

 

La lactancia materna también actúa de manera beneficiosa sobre el organismo de la madre, ya que disminuye el riesgo de hemorragia posparto, favorece la contracción uterina y reduce el riesgo de cáncer de mama. Así mismo, se encarga de suministrar toda la energía y nutrientes que un pequeño necesita durante los primeros meses de vida, y continúa aportando hasta la mitad o más de las necesidades nutricionales de un niño durante la segunda mitad del primer año, y hasta un tercio durante el segundo año.

 

 

Los niños amamantados muestran un mejor desempeño en las pruebas de inteligencia, son menos propensos al sobrepeso o la obesidad o a padecer diabetes.

 

 

¿Cómo amamantar a un recién nacido? Sigue estos pasos

 

A continuación te compartimos el paso a paso para que amamantes a tu bebé:

Detecta si el bebé tiene hambre

Para que puedas notar si tu bebé tiene hambre debes estar atenta a algunas señales como:

 

  • El bebé busca con pequeñas bocanadas cualquier objeto que toque la zona de su boca. Por eso, si colocas tu dedo cerca de la boca del bebé, este deberá girar su rostro e intentará colocar el dedo en su boca, siempre que tenga hambre.
  • El bebé busca tu pezón.
  • El bebé se chupa los dedos y permanece con la mano en la boca.
  • El bebé está inquieto o llora y su llanto es fuerte y alto.

 

A pesar de estas señales, hay bebés que son tan tranquilos y que esperan a ser alimentados. Por eso, es importante no dejar al bebé sin comer más de 3 a 4 horas, colocándolo en tu pecho aunque no presente señales de querer comer.

 

La lactancia debe llevarse a cabo dentro de este intervalo durante el día, pero si el bebé estuviera ganando el peso adecuado no será necesario despertarlo cada 3 horas para lactar durante la noche. En este caso, puedes amamantar solamente 1 vez durante la madrugada hasta que el pequeño tenga 7 meses.

 

Elegir la posición más cómoda

 

Antes de colocar al bebé en tu pecho, debes adoptar una posición cómoda. El ambiente debe ser tranquilo, de preferencia sin ruidos, y tienes que mantener la espalda erguida y bien apoyada para evitar dolor en el cuello y en la espalda. Sin embargo, las posiciones que como madre debes adoptar para amamantar pueden ser:

 

Acostada de lado, con el pequeño recostado también de lado, volteado de frente hacia ti.
Puedes estar sentada en una silla, con la espalda recta y apoyada, sosteniendo al bebé con tus dos brazos o con el bebé por debajo de un brazo o sentado en una de tus piernas.
También podrías estar de pie, manteniendo la espalda recta.

 

Cualquiera que sea la posición, el bebé debe estar con el cuerpo girado hacia ti y con su boca y nariz a la misma altura tuya.

 

Deja al bebé en tu pecho

 

Después de que hayas adoptado una posición cómoda, debes colocar al bebé para darle de comer, para lo cual deberás primero de tener mucho cuidado al posicionar al bebé.

 

Para empezar, tendrás que acercar el pezón al labio superior del bebé, haciendo que este abra la boca. Posteriormente, debes mover al peque para que ponga su boca en la mama cuando esté con la boca abierta.

 

En los primeros días después del parto, se debe ofrecer las 2 mamas al bebé, dejándolo alrededor de 10 a 15 minutos en cada una para estimular la producción de leche. Después de la salida de leche, cerca del tercer día después del nacimiento, se debe dejar al chiquis lactar hasta que el pecho se vacíe y después darle la otra mama.

 

 

En la siguiente vez que le des de comer al bebé, tendrás que comenzar por la última mama de la cual comió. En tal caso te recomendamos que te pongas una marca, como un lazo o un broche en la blusa del lado que el bebé tendrá que comer primero en la próxima ocasión para que no se te olvide.

 

 

Este cuidado es importante porque normalmente la segunda mama no queda tan vacía como la primera, y el hecho de no vaciarla completamente puede disminuir la producción de leche en esa mama.

 

 

Además, es indispensable que alternes las mamas, ya que la composición de leche se ve alterada cada vez que amamantas al bebé. Al inicio, la leche es más rica en agua y al final de cada amamantada es más rica en grasa, lo cual favorece la ganancia de peso del bebé. Por eso, si el pequeño no estuviera ganando el peso suficiente, es posible que no esté recibiendo esa parte de la leche.

 

 

Observar que el bebé esté lactando bien

 

Para que te des cuenta que el bebé está logrando lactar de forma correcta, tienes que observar los siguientes detalles:

 

  • La barbilla del bebé toca la mama y su nariz queda libre para que pueda respirar de la forma correcta.
  • La barriga del bebé se encuentra tocando tu barriga.
  • La boca de tu bebé está abierta de forma correcta y el labio inferior debe estar hacia afuera, como un pescadito.
  • Tu bebé está ocupando una parte o la totalidad de la aréola con la boca, y no solamente una parte de tu seno.
  • El bebé está tranquilo y puede escucharse el ruido que hace cuando deglute la leche.

 

La forma en que el bebé se posiciona en la mama durante la lactancia influye directamente en la cantidad de leche que debe ingerir y, que por consecuencia, promueve su aumento de peso.

 

Además de esto, tiene influencia en la producción de fisuras en tus pezones, lo cual podría llegar a provocar dolor y taponamiento del ducto, dando como resultado muchas molestias al momento de lactar. Las fisuras en los pezones son uno de los principales factores por los que se deja de amamantar.

 

 

Verificar si el bebé ha comido lo suficiente

 

Para identificar si el bebé comió suficiente, es necesario que verifiques si el seno en el que has amamantado al bebé está más vacío, quedando ligeramente más suave que antes de que comenzará a comer. Podrás presionarse cerca del pezón para verificar si aún te sale leche. Si ya no sale leche en grandes cantidades, quedando sólo unas gotas, es señal que el bebé lactó bien y logró vaciar la mama.

 

 

Otras señales que pueden indicar que el bebé está satisfecho y con la barriga llena son la succión más lenta al final del amamantamiento, cuando el bebé se desprende espontáneamente de la mama y cuando este se relaja más o se duerme en el pecho.

 

 

Sin embargo, el hecho de que el bebé se duerma no siempre es señal de que comió lo suficiente, ya que hay bebés que quedan somnolientos durante la lactancia, Por lo que es importante que te dispongas a verificar si tu bebé vació la mama.

 

 

Retirar al bebé de los pechos

 

Para retirar al bebé de la mama sin correr el riesgo de hacerle daño, debes colocar tu dedo meñique en el borde de la boca del pequeño mientras está lactando para retirarlo del pezón y posteriormente poder moverlo de tu seno con delicadeza.

 

Después de que el bebé lacte, es muy importante que lo coloques para que eructe y así eliminar el aire que deglutió mientras comía y no vaya a vomitar. Para ello, puedes colocar a tu bebé en su regazo, en posición vertical, recargado en tu hombro y darle pequeñas palmadas suaves en la espalda. Puede ser útil colocar un pañal en tu hombro para que protejas tu ropa, debido a que es común la pequeña salida de un poco de leche mientras el bebé eructa.

 

 

Tiempo de lactancia materna: ¿Cuál es el mejor horario?

 

En cuanto a los horarios de amamantamiento, lo ideal es que se realice a libre demanda, es decir, siempre que el bebé lo pida. Inicialmente el bebé podrá tener la necesidad de lactar cada hora y media o dos horas durante el día y cada 3 a 4 horas por la noche. Poco a poco su capacidad gástrica irá aumentando y será posible darle una cantidad mayor de leche, aumentando el espacio de tiempo entre comidas.

 

 

Existe un consenso general de que el bebé no debe pasar más de 3 horas sin lactar, incluso durante la noche, hasta los 6 meses de vida. Se recomienda que en caso de que esté dormido, lo despiertes para lactar y corrobores que realmente ha lactado, ya que algunos bebés se pueden llegar a dormir cuando están comiendo en el seno de la madre.

 

 

A partir de los 6 meses de vida el bebé ya podrá comer otros alimentos y podrá dormir toda la noche. Pero cada pequeño tiene su propio ritmo de crecimiento y queda en tus manos el decidir si quieres darle de comer en la madrugada o no.

Ir arriba
Escríbenos
¿Necesitas ayuda?
¡Hola! ¿En que puedo ayudarte?