Mi Carrito

10 Trucos para dormir a un bebé – Peques

10 trucos para dormir a un bebé

 

Cuando nace un bebé nos vemos enfrentados a diferentes dilemas, uno de los más comunes es la forma adecuada para dormirlos. Hay que empezar por aclarar que todos los pequeños son diferentes, así que si el bebé de tu amiga se duerme más fácil que el tuyo no tendrías que afligirte.

 

Al contrario, puedes buscar distintas estrategias para que el chiquis pueda conciliar el sueño. En Peques queremos compartirte 10 trucos para dormir a un bebé, que puedes colocar en práctica y que seguro te van a funcionar para que el pequeño duerma plácidamente.

 

¿Por qué mi bebé no duerme? Aquí algunas razones

Una de las razones principales por las que un bebé no duerme es porque algunas mamás dan tomas frecuentes de pecho al día, debido a que malinterpretan que la alimentación a demanda debe hacerse cada vez que el pequeño llora. De esta forma, el organismo se acostumbra a recibir pequeñas cantidades frecuentes de comida. Muchos de estos bebés piden alimentarse durante la noche sólo por acercarse al calor del pecho, a la seguridad materna y a ser cogidos en brazos.

 

Además, acunar al bebé como parte de la rutina para dormir está muy bien. Sin embargo, algunas mamás continúan acunándole hasta que se quedan dormidos, incluso cuando no están llorando. En lugar de dormirse por sí mismos, lloran. Como, por costumbre, se quedan dormidos fuera de su cuna, siendo así no asocian la cuna con el sueño.

 

 

Por otro lado, otra de las razones para que el bebé no duerma es porque se amamanta antes de dormir. Esto sucede debido a que si el último recuerdo que tiene el niño antes de ir a dormir es comer, es posible que acercarse al pecho o tomar el biberón pueda convertirse en un objeto de transición para él. Por tanto, cuando se despierta puede pensar que no puede volver a dormir sin tener en su boca el pecho de su mamá.

 

 

También puede ocurrir que el bebé lleve a cabo excesivas siestas durante el día, esto puede dejar como consecuencia que en la noche pueda llegar a desvelarse y por ende, que tu sueño se vea afectado.

 

 

10 tips para dormir a un bebé

 

Algunos bebés se quedan dormidos en cuanto los dejas en la cuna. Para otros, bien por inmadurez o un sistema nervioso más sensible, conciliar el sueño suele ser más complejo. Todo esto es normal y la paciencia y el tiempo lo arreglará todo. Mientras tanto, te dejamos 10 tips que ayudarán a tu bebé a encontrar la calma que necesita para su descanso.

 

 

Dale un baño templado

 

El contacto con el agua le relajará pero para ello, la sensación de hambre no debe molestarle. No lo hagas coincidir con el momento de la toma, y hazlo con movimientos suaves y lentos. Los recién nacidos son como esponjas; si mamá o papá están tensos, lo notan.

 

Vístelo con ropa cómoda

 

Mejor si es de algodón. Los tejidos naturales ayudan a la termorregulación y son suaves y agradables al tacto.

 

Dale el pecho

 

La leche materna contiene triptófano, un aminoácido que interviene en la síntesis de la serotonina y la melatonina, ambos facilitadores del sueño. Si le das tetero, algunos laboratorios fabrican leche con mayor cantidad de triptófano para las tomas de noche tal y como ocurre en la secreción de leche materna.

 

Mantén la habitación a 22 grados

 

No le tapes en exceso. Los bebés no regulan bien su temperatura corporal y el exceso de calor está dentro de los puntos que hay que vigilar para prevenir la muerte súbita. Por el mismo motivo, el bebé ha de dormir boca arriba o de lado en su cuna.

 

Acuéstalo con gestos lentos y seguros

 

 

Los movimientos bruscos o la sensación de falta de apoyo pueden asustarlo y por ende harán que despierte y empiece a llorar.

 

Mecerlo suavemente

 

Los balanceos relajan su pequeño intestino, y si tiene cólicos del lactante, le ayudarán. Además, les hacen sentirse queridos y protegidos, dos sensaciones esenciales para superar la ansiedad por la separación, algo muy común.

 

No le dejes llorar en su cuna

 

Si a pesar del balanceo sigue llorando, sácale de la cuna y acuéstalo sobre tu cuerpo. El calorcito de tu cuerpo, el latido de tu corazón y tu respiración suelen hacer milagros. Otra alternativa es el uso de un portabebé. Existen varias alternativas al porteo y muchos tipos de portabebés. Busca el que mejor te convenga y se adapte a tus necesidades.

 

Prueba el colecho

 

Tiene sus detractores y defensores. Aunque como padres debemos tener la capacidad de tomar la decisión indicada para practicar o no el colecho, conociendo sus riesgos y ventajas.

 

Cantarle una canción

 

Al cantar liberamos endorfinas, unas hormonas que producen serenidad, pero lo más curioso es que este estado de bienestar se da tanto en el que canta como en el que escucha. Por eso estas canciones infantiles funcionan tan bien.

 

Dormir en compañía

 

No hay nada que agrade más a los bebés que sentirse acompañados. La mayoría prefiere dormir con alguno de sus padres o hermanos, pero otros se sienten reconfortados con un muñeco. Prueba y utiliza lo que mejor le vaya al peque.

 

Cantidad de horas que debería dormir un bebé durante el día

 

Las necesidades de descanso varían mucho desde que un bebé nace hasta que cumple los 3 años, sobre todo durante los primeros meses de vida. Como papás iremos notando que con el paso del tiempo los pequeños necesitarán menos sueño durante el día y se irán consolidando las 11-12 horas de sueño nocturno.

 

Generalmente, los bebés deberían dormir una determinada cantidad de horas, a continuación te detallamos cómo debería ser:

 

  • 0 A 2 meses: entre 7 y 9 horas de día, y entre 8 y 9 de noche.
  • 2 a 4 meses: de 3 a 5 horas de día y 9 a 10 de noche.
  • 4 a los 6 meses: 3 a 4 horas de día y 10 a 12 horas de noche.
  • 6 a 8 meses: 3 horas de día y 11 a 12 horas de noche.
  • 9 a 18 meses: 2 a 3 horas de día y 11 a 12 horas de noche.
  • 18 a 24 meses: 2 horas de día y 11 a 12 horas de noche.
  • 2 años a 3 años: 1 o 2 horas día y 11 a 12 de noche.

 

Problemas de sueño en bebés: ¿En qué momento desaparecen?

 

Todo dependerá del bebé. Por ejemplo, el sueño del bebé a partir de los 5 a 6 meses, por lo general es mucho menos variable y en este momento ya se pueden ver patrones más definidos. Esto suele ocurrir con el inicio de la introducción de alimentación complementaria, que es cuando se empieza a establecer un periodo largo de sueño nocturno.

 

A partir de los 6 a 8 meses, los bebés entran en una fase de maduración que irá consolidándose gradualmente hasta que el bebé tenga entre 3 y 6 años, momento en el que el sueño puede considerarse como el de los adultos.

Ir arriba
Escríbenos
¿Necesitas ayuda?
¡Hola! ¿En que puedo ayudarte?