Mi Carrito

Esterilizadores de teteros: ¿Cómo funcionan? – Peques

Esterilizadores de teteros: ¿Cómo funcionan?

 

Nuestros primeros días como padres traen muchas preguntas al respecto, nos encontramos ante un mundo lleno de interrogantes acerca de lo que debemos hacer o los productos que deberíamos comprarle a nuestros peques. Unos de los que más nos generan dudas son los esterilizadores de teteros, estos elementos son grandes aliados para mantener limpios los biberones de los chiquis.

 

Para que sepas más sobre cómo funcionan, qué modelos puedes encontrar, cómo elegir el adecuado para tu bebé, qué beneficios ofrecen y cómo debes limpiarlos, te invitamos a que leas la siguiente entrada que hemos preparado en Peques.

 

¿Qué es y cómo funciona un esterilizador de teteros?

 

Un esterilizador de teteros es una máquina que elimina rápidamente hasta el 99,9% de las bacterias y gérmenes de los biberones y otros artículos pequeños como tetinas, chupetes y mordedores . La mayoría de los esterilizadores de biberones funcionan con electricidad y usan vapor en el proceso de esterilización, aunque algunos esterilizadores ahora utilizan luz ultravioleta en lugar de vapor para eliminar gérmenes al descomponer su ADN a nivel molecular.

 

También hay esterilizadores de vapor que no necesitan ser enchufados y se pueden usar en el microondas. Los esterilizadores vienen en una variedad de tamaños y precios. Muchos también tienen bandejas en el interior para mantener organizados los artículos más pequeños.

 

¿Por qué deberías esterilizar los teteros?

 

Cuando nacen los bebés, sus sistemas digestivo e inmunológico no están acostumbrados a los millones de bacterias con las que entramos en contacto todos los días. Si bien parte de la inmunidad pasa de la madre al bebé durante el embarazo y la lactancia, los sistemas inmaduros de los bebés aún son considerablemente más susceptibles a la infección por gérmenes nuevos y desconocidos.

 

Por ello, algunos expertos recomiendan que los padres esterilicen los teteros durante los primeros meses de vida. Esto matará cualquier germen, bacteria o virus que pueda estar al acecho en los rincones y grietas del biberón y evitará que tu bebé se enferme.

 

La esterilización de los teteros del bebé es especialmente importante si:

 

  • Estás utilizando botellas de segunda mano o usadas por primera vez.
  • Tu bebé es prematuro o tiene problemas de salud.
  • El pequeño ha estado enfermo.
  • En tu hogar no hay agua potable segura y limpia.

Ventajas de utilizar un esterilizador de biberones

 

A continuación te queremos detallar algunas ventajas que ofrecen los esterilizadores de teteros:

 

  • El esterilizador eléctrico de teteros es capaz de eliminar el 99,9 % de las bacterias del biberón a través del vapor natural.
  • Puede esterilizar 6 biberones de una sola vez.
  • Estos no contienen BPA, por lo que no hay posibilidad de dañar el tetero.
  • Fácil de operar con solo un botón de inicio.
  • Tarda aproximadamente 9 minutos en esterilizar completamente los teteros.
  • Temporizador incorporado para el apagado automático para detener el uso de la energía de acceso.
  • Los biberones no se deforman debido al calor.
  • No requiere de mantenimiento.
  • Ahorro de tiempo y energía.
  • Diseño compacto para colocar fácilmente en cualquier rincón de tu cocina.

¿Cómo usar un esterilizador de teteros?

 

Para hacer uso de un esterilizador de teteros a vapor debes seguir los siguientes pasos:

 

  1. Agrega la cantidad recomendada de agua al esterilizador. Los esterilizadores de vapor requieren la adición de una pequeña cantidad de agua para crear vapor. Consulta el manual de usuario para determinar cuánta agua deberías usar. Es posible que muy poca agua no esterilice los biberones correctamente, pero demasiada podría hacer que el recipiente se desborde. Consulta las instrucciones del esterilizador para ver si hay un tipo específico de agua que necesita usar. Algunos esterilizadores requieren que se use agua destilada en lugar de agua del grifo para evitar la acumulación de depósitos minerales dentro del esterilizador.
  2. Limpia tus biberones y accesorios. El esterilizador de vapor mata los gérmenes, pero en realidad no limpiará los residuos de leche o fórmula. Lava el biberón, tetina y otros accesorios con agua tibia y jabón, luego debes enjuagarlos bien antes de colocarlos en el esterilizador.
  3. Carga el esterilizador. Coloca una botella boca abajo en cada punta. Asegúrate de no cargar más biberones en el esterilizador que puntas. La mayoría solo tiene espacio para unas seis botellas, por lo que si tienes más, deberías limpiar las botellas en lotes. Si estás interesado en esterilizar una mayor cantidad de biberones a la vez, verifica la capacidad del esterilizador antes de comprarlo. Algunos esterilizadores solo tienen capacidad para un par de biberones, mientras que otros pueden contener 9 o más.
  4. Coloca las tetinas, los anillos de las tetinas y las tapas en el interior. Estas piezas deben estar lo suficientemente separadas para que no se toquen. Si el esterilizador tiene puntas más bajas, separa los accesorios entre estas puntas para mantenerlos en su lugar. Asegúrate de que las tetinas y las tapas estén colocadas en el esterilizador con las aberturas hacia abajo. Esto permitirá que el vapor entre y esterilice el interior de la tetina o el capuchón de manera más efectiva.
  5. Pon la cubierta. Los esterilizadores eléctricos funcionan generando vapor. Este vapor debe estar contenido dentro del esterilizador para limpiar los biberones correctamente. Asegúrate de que la cubierta esté bien colocada antes de encender el esterilizador.
  6. Encienda la máquina. El esterilizador debe comenzar a calentarse automáticamente a una temperatura lo suficientemente alta como para generar vapor y matar la mayoría de las bacterias dentro y sobre los biberones y las tetinas. Para la mayoría de los esterilizadores de vapor eléctricos, el proceso dura unos 10 minutos, aunque el tiempo requerido es variable.
  7. Retira las botellas cuando termine el ciclo. No intenta quitarlos hasta que el esterilizador termine su ciclo de enfriamiento. Seca las botellas con un paño de cocina limpio o déjalas secar al aire. Muchos esterilizadores de vapor eléctricos también secan y desodorizan los biberones por ti. Algunos limpiadores de vapor eléctricos están diseñados para mantener las botellas esterilizadas hasta por 24 horas, siempre y cuando la tapa se mantenga cerrada durante ese tiempo. Si no deseas usar los biberones de inmediato, considera dejarlos en el esterilizador.

¿Con qué frecuencia deberías esterilizar un tetero?

 

Debes hacer la limpieza del tetero de tu bebé inmediatamente después de cada alimentación para evitar la acumulación de gérmenes y bacterias. Después de lavarte las manos, frota bien las partes de la botella con agua tibia y jabón con un cepillo para botellas y luego déjalas secar al aire. Hay una diferencia entre limpiar y esterilizar teteros.

 

La limpieza utiliza agua y jabón para eliminar físicamente los gérmenes de la botella. La esterilización es un paso adicional para matar más gérmenes en los artículos que se han limpiado. La esterilización de artículos de alimentación brinda más protección contra todas las infecciones.

 

Los biberones deben limpiarse después de cada alimentación. Si tu bebé no termina de beber un biberón en 2 horas, desecha la fórmula sin terminar. Los gérmenes pueden crecer rápidamente si se agrega leche materna o fórmula a un tetero parcialmente usado, o si un biberón usado solo se enjuaga en lugar de limpiarlo.

 

Si tu bebé tiene menos de 3 meses, nació prematuramente o tiene un sistema inmunitario debilitado debido a una enfermedad o tratamiento médico, es particularmente importante esterilizar los elementos de alimentación diariamente (o después de cada uso). Si tu peque está tomando leche de fórmula, también es una buena idea esterilizar la cuchara de alimentación que viene con ella. Puedes lavarlo y esterilizarlo junto con los biberones de tu chiquis.

 

La esterilización de los elementos de alimentación después de cada uso puede no ser necesaria para bebés mayores y sanos, si esos elementos se limpian con cuidado y de forma adecuada después de cada uso.

 

Es importante esterilizar todo el equipo de alimentación de tu bebé, incluidos biberones y tetinas, hasta que tenga al menos 12 meses. Esto protegerá a tu pequeño contra infecciones, como diarrea y vómitos.

Ir arriba
Escríbenos
¿Necesitas ayuda?
¡Hola! ¿En que puedo ayudarte?