Mi Carrito

Tipos de tos en bebés: ¿Cómo se deben tratar? – Peques

Tipos de tos en bebés: ¿Cómo se deben tratar?

 

Una de las cosas que más suelen generar preocupación a cualquier mamá o papá es la tos en bebés. Ese molesto ruido que es producido cuando el revestimiento de la tráquea del bebé se irrita a causa de alguna enfermedad. Aunque la tos puede llegar a ser útil al realizar la eliminación de la mucosidad adicional y ayudando a que el aire fluya de forma más fácil por medio de la tráquea hacia los pulmones, también es muy perjudicial para el sueño del peque.

 

Por ello, es necesario que como padres conozcamos cuáles son los tipos de tos que existen, las causas que las producen y qué tratamientos se pueden llevar a cabo para que el chiquis pueda sentirse aliviado. Continúa leyendo e infórmate con nosotros.

 

Tipos de tos en bebés: ¿Por qué suelen presentarse?

 

Las causas más comunes para que se presente la tos en los bebés es por las infecciones respiratorias, alergias y el asma. La tos que se encuentra asociada con una infección viral o bacteriana suele estar relacionada con otros síntomas como son: dolor de garganta, secreción nasal y fiebre.

 

En el caso de la tos relacionada con el asma, comúnmente viene acompañada de sibilancias y, a menudo, suele empeorar durante la noche. Para el caso de aquella tos que surge a causa de alergias ambientales o estacionales, se puede llegar a desarrollar cuando el chiquis se encuentra expuesto a la sustancia a la que es alérgico, como el pelo de las mascotas o el polen.

 

Además, es bastante común que cuando el peque se está recuperando de una enfermedad en particular, la tos sea probablemente el último síntoma para que logre mejorar. Por ello, puede ocurrir que persista una tos seca y áspera hasta tres semanas después de que ha padecido un resfriado.

 

¿Cuáles son los diferentes tipos de tos en bebés?

 

En esos días en que nuestros peques tosen y tosen, solemos preocuparnos bastante sin saber qué hacer. Además, la pérdida de sueño tanto de ellos como de nosotros como padres suele ser bastante común. Así que lo mejor es conocer qué tipos de tos existen, sus posibles causas y cómo podrías tratarlas. Presta atención a esta información a continuación:

 

Tos con flema en bebés

 

Empezamos con este tipo de tos con flema en niños que suele aparecer como consecuencia de un resfriado común. Esta suele durar normalmente entre una a dos semanas; suele ser bastante molesta y contagiosa durante los primeros días. Para identificar este tipo de tos en los bebés, debes prestar atención a algunos síntomas como: secreción nasal, ojos llorosos, pérdida de apetito, irritación y dolor de garganta y suele tener un sonido mucoso.

 

El tratamiento para este tipo de tos en bebés puede ser el uso de gotas nasales de solución salina con el fin de eliminar la mucosidad y con ello que disminuya la tos. También el uso de un humidificador de vapor frío y darle un baño tibio puede ayudar.

 

Tos seca en bebés

 

Suele ser muy común que la tos seca en los bebés empeore durante la noche. Esta suele tener un sonido áspero y no se manifiesta mucosidad. En ocasiones, este tipo de tos puede ser un signo temprano de una infección del tracto respiratorio inferior, como la bronquitis, que es la inflamación de las vías respiratorias pequeñas en los pulmones.

 

La razón más común por la que se produce este tipo de tos es por la infección de las vías respiratorias superiores, a causa de un resfriado o una gripe. Otra de las causas de la tos seca en los bebés puede ser el asma, que empieza a aparecer como tos seca por la noche y, a menudo, empeora con la exposición al humo del cigarrillo.

 

En ocasiones, la tos seca no se produce a causa de una enfermedad, de hecho, puede deberse como respuesta al contacto de diferentes elementos en el medio ambiente, tales como el polvo, el humo del tabaco, el polen o los contaminantes.

 

Para el tratamiento de este tipo de tos pueden emplearse medicamentos broncodilatadores o jarabes fabricados especialmente para la tos seca.

 

Tos de perro en bebés

 

Es un tipo de tos bastante frecuente en los más pequeños, que puede identificarse porque el bebé tiene la nariz tapada y al dormir empieza a toser emitiendo un sonido similar a los ladridos de un perro.

 

Esta es causada por lo que se conoce como crup, una enfermedad viral que causa inflamación en la laringe y la tráquea. Suele afectar a bebés entre los 6 meses a 3 años de edad. La tos de perro suele mejorar durante el día, pero se agudiza durante la noche, especialmente cuando el chiquis duerme.

 

También puede producir un silbido agudo conocido como estridor cada vez que inhala. Algunos pequeños tienden a tener crup cada vez que presentan un resfriado.

 

Uno de los tratamientos más efectivos para este tipo de tos es encender la ducha caliente y sentarte junto con tu pequeño en el baño de vapor durante 15 a 20 minutos, esto puede ayudar debido a que el aire cálido y húmedo puede ayudar a respirar al bebé.

 

Además, puedes hacer uso de un humidificador de vapor frío en la habitación de tu hijo y asegurarte que beba muchos líquidos.

 

Tos persistente en bebés

 

Este tipo de tos puede ocasionar que el bebé se sienta demasiado agotado para jugar, luzca débil, con fiebre alta, dolores musculares y con una tos ronca. Lo que generalmente la produce es la influenza o la gripe, una enfermedad viral que se encarga de atacar el sistema respiratorio de los peques y ocasiona este tipo de tos.

 

La gripe suele tener un largo período de incubación en los pequeños, por lo que pueden desarrollar el virus durante días antes de enfermarse, mientras lo comparten con sus familiares.

 

El tratamiento más común es proporcionar una gran variedad de líquidos, para aquellos bebés mayores de 6 meses es posible suministrar ibuprofeno.

 

Tos con sibilancias en bebés

 

Esta tos se manifiesta por medio de un sonido ronco y sibilante, suele producirse luego que el bebé ha tenido resfriado durante algunos días. Además, respira rápidamente y se encuentra muy irritable.

 

La causa más frecuente de este tipo de tos es la bronquiolitis, una infección de los bronquiolos, que son las vías respiratorias más pequeñas de los pulmones. Las cuales se hinchan y se llenan de mucosidad, lo cual ocasiona problemas para que el bebé pueda respirar.

 

El mejor tratamiento es suministrar bastantes líquidos y consultar con el pediatra, pues debe determinar la complejidad de la enfermedad.

 

Tos ferina

 

Para que puedas identificar este tipo de tos puedes fijarte en algunos síntomas que presente el bebé como ataques de tos bastante frecuentes, incluso llegando a tener más de 20 ataques de tos en una sola respiración. Además, se producen problemas de respiración y se logra detectar un sonido de silbido extraño cada vez que inhala.

 

Las bacterias llamadas tos ferina atacan el revestimiento de las vías respiratorias y producen una inflamación grave que estrecha, y en ocasiones incluso bloquea, las vías respiratorias, lo cual impide que el bebé respire con facilidad.

 

En caso que sospeches que tu peque tiene este tipo de tos, debes acudir de inmediato con el pediatra. Allí harán el tratamiento adecuado y posiblemente le receten algunos antibióticos.

 

Tos húmeda

 

Este último tipo de tos se caracteriza por tener un sonido húmedo que se acompaña de flemas e incluso produce vómitos en tu chiquis. Además, la respiración del bebé suele ser más rápida de lo normal.

 

Una de las causas más comunes es lo que se denomina como neumonía, que se produce porque un virus o una bacteria invade los pulmones y hace que se llenen de líquido.

 

Para el tratamiento de esta enfermedad, el pediatra es quien hará el diagnóstico correspondiente, según la gravedad de la misma, se pueden recetar antibióticos o en un caso más grave, el bebé tendrá que permanecer en el hospital.

 

¿Cómo combatir la tos en bebés?

 

Ya te hemos mencionado algunos tratamientos que puedes emplear para aliviar la tos del bebé según corresponda. Además, es necesario que le proporciones bastantes líquidos, idealmente que no contengan azúcar. A su vez, las sopas o caldos tibios ayudarán a aliviar el dolor y la irritación de la garganta y el pecho.

 

En caso que aún amamantes, es necesario que lo hagas con regularidad para que mantengas a tu peque reconfortado. También te recomendamos que dejes fluir aire fresco en la habitación, en especial cuando el clima se encuentre cálido.

 

No olvides consultar con el médico en caso que se lleguen a presentar anomalías en la salud del pequeño, por ejemplo, si vomitan con recurrencia o al toser se ponen rojos. También, si la tos lleva más de tres semanas. Además, si la fiebre se extiende por más de tres días.

Ir arriba
Escríbenos
¿Necesitas ayuda?
¡Hola! ¿En que puedo ayudarte?