Mi Carrito

Fiebre en bebés: Todo lo que debes saber

En Peques sabemos lo alarmante que puede ser la fiebre en los bebés, por lo que decidimos traerte una guía completa que te ayudará a entender cuáles son las causas de la fiebre, cómo la puedes tratar, qué son las convulsiones febriles y cuáles son los remedios caseros más efectivos.

 

¿Qué es la fiebre en los bebés?

 

Se le dice fiebre a la temperatura corporal elevada, pero esta no es una enfermedad en sí misma, sino un síntoma. ¿Cómo así? Sí, así. A nadie, ni siquiera a los bebés les da fiebre sin un motivo porque la fiebre es una respuesta del sistema inmunológico cuando está batallando contra un agente infeccioso, como un virus o una bacteria.

 

La fiebre es un síntoma muy común en los bebés y en los niños pequeños. Generalmente desaparece con remedios caseros o con la instrucción telefónica de un médico, pero a veces puede ser un síntoma de una enfermedad más grave que requiera atención médica presencial inmediata.

 

¿Cuáles son las causas de fiebre en bebés?

 

Como ya te contamos, la fiebre es la respuesta normal del cuerpo del bebé a una infección, una inflamación o una lesión. Por eso, puede tener muchas causas.

 

Existen, a grandes rasgos, dos tipos de fiebres según la cantidad de días que duran: fiebre aguda o fiebre crónica.

 

La fiebre aguda dura menos de 14 días y está producida generalmente por una infección. En caso de que sea la dentición lo que está causándola, nunca es superior a los 38º C.

 

Las causas más frecuentes de fiebre aguda son:

 

  • Infecciones respiratorias virales, como la gripa.
  • Infecciones gastrointestinales virales.
  • Infecciones bacterianas como la otitis, la neumonía o las infecciones urinarias.

 

Los casos de fiebre aguda son más preocupantes en los primeros meses de vida de los bebés, pues sus sistemas inmunitarios todavía son muy poco desarrollados y pueden estar siendo atacados por enfermedades más graves como la meningitis.

 

También hay algunas causas de los cuadros de fiebre aguda que son mucho menos frecuentes, pero que merece la pena mencionar:

 

  • Efectos secundarios de las vacunas o algunos medicamentos
  • Infecciones bacterianas en la piel o en las articulaciones
  • Infecciones virales o bacterianas en el cerebro, como la enfermedad de Kawasaki
  • Un golpe de calor

 

Cuando se trata de fiebre por vacunación, generalmente no dura más de uno o dos días después del pinchazo, pero puede durar hasta una semana como en el caso de la vacuna contra el sarampión.

 

La fiebre crónica, por el contrario, dura más de 14 días y entre sus causas más comunes se encuentran las enfermedades virales prolongadas que son:

 

  • Hepatitis
  • Sinusitis
  • Neumonía
  • Abscesos abdominales
  • Infecciones del aparato digestivo causadas por bacterias o parásitos
  • Infecciones del hueso, como la osteomielitis
  • Infecciones del corazón
  • Tuberculosis

 

Síntomas de fiebre en bebés

 

El síntoma más importante de la fiebre es la temperatura corporal elevada. Más adelante te explicaremos paso a paso cómo puedes medirla en diferentes partes de su cuerpo.

 

Sin embargo, te contamos de otros síntomas comunes que están asociados con la fiebre en bebés:

 

  • Cansancio y desaliento
  • Palidez
  • Falta de apetito
  • Irritabilidad
  • Dolor de cabeza
  • Indisposición general
  • Dolor corporal generalizado

 

¿Cómo tomar la temperatura de un bebé?

 

La temperatura de los bebés y los niños se puede tomar en varias partes de su cuerpo, como el recto, el oído, la boca, la frente o la axila.

 

Recuerda siempre que la manera más segura y precisa de hacerlo es con un termómetro digital, pues es el instrumento más indicado para esta labor. Hacerlo con tu mano será una medida demasiado inexacta y ahora ya no está recomendado el uso de los termómetros de cristal, pues son peligrosos para la salud por su contenido de mercurio líquido.

 

  • Temperatura rectal: Es la más precisa de todas, pues es la que está más cercana a la temperatura real interna del niño. Se debe tomar con mucho cuidado, preferiblemente en las manos de un experto.
  • Temperatura en el oído: Esta temperatura se toma con un dispositivo especial que mide la radiación del tímpano, pero no es confiable para los bebés de menos de 3 meses.
  • Temperatura oral: Es la más fácil de tomar en casa con niños pequeños. Para tomarla, se debe poner un termómetro digital debajo de la lengua del niño con la boca cerrada. Habitualmente solo se considera fiable después de los 4 años, pues es difícil lograr que los bebés no intenten sacarse el termómetro de la boca.
  • Temperatura en la frente: Esta se mide con un dispositivo que calcula la radiación de la arteria temporal, que pasa por la frente. Es la más imprecisa de todas.
  • Temperatura axilar: Este es el método más utilizado por los papás y cuidadores, ya que es el más fácil de tomar en casa. No es muy preciso, pero nos ayuda a tomar decisiones cuando sospechamos que un bebé o un niño pueden tener fiebre.

 

¿Cómo aliviar la fiebre en bebés?

 

La fiebre en los bebés les genera mucha angustia a sus papás, por lo que aquí te daremos unas recomendaciones rápidas de cómo ayudar a bajar la fiebre para que el peque deje de sentirse incómodo:

 

  • Ponle ropa cómoda y ligera.
  • Dale una cobija liviana.
  • Si el cuarto está demasiado caliente y no puedes abrir las ventanas, usa un ventilador de modo indirecto.
  • Normalmente pueden funcionar el acetaminofén o el ibuprofeno, sin embargo es muy importante que consultes con un médico antes de brindarle cualquier tipo de fármaco.
  • Acompaña a tu peque y déjalo descansar.

 

Remedios caseros para bajar la fiebre en bebés

 

La mayoría de las fiebres que les dan a los bebés no deben ser atendidas en un servicio de urgencias, sino que se pueden tratar en casa con implementos que tenemos a la mano. Aquí te vamos a dar tres ideas que puedes consultar con tu pediatra de cabecera en caso de que tengas un bebé con fiebre alta.

 

Dale un baño tibio

 

Es normal que los bebés y los niños no quieran nada cuando tienen fiebre, pero es un hecho que los baños tibios les pueden ayudar a controlar su temperatura. Además, es probable que esto los ayude a despegar la mente y tranquilizarse.

 

Emplea una compresa fría

 

Si definitivamente no logras que el peque se meta al baño, puedes ayudarle a controlar la temperatura con paños de agua fría o tibia en la frente.

 

Baño en agua de jengibre

 

Si dispones de una bañera en casa, puedes preparar un baño con agua tibia y un poco de polvo de jengibre, que ayudará a tu hijo a regular su temperatura corporal y a sentirse más tranquilo.

 

Fiebre en bebés: Lo que no deberías hacer

 

Hay cosas que nos parecerían lógicas cuando un bebé tiene fiebre, pero que no están recomendadas por los médicos:

 

  • No debes abrigar en exceso a tu bebé o tu niño porque, a pesar de los escalofríos incómodos, esto puede hacer que la fiebre suba incluso más.
  • No metas al bebé en agua fría porque puedes generarle escalofríos. Siempre escoge el agua tibia.
  • No uses alcohol ni hielo, ya que no está demostrado que tengan algún beneficio y puedes generar quemaduras en la piel.
  • No utilices el aire acondicionado, pues la humedad del aire disminuye y puedes empeorar otros síntomas respiratorios.
  • No le des antibióticos de forma autónoma. Es mejor esperar a seguir las recomendaciones del pediatra.

 

¿Cuándo consultar al médico por la fiebre en bebés?

 

La fiebre, como te hemos contado varias veces, es un síntoma que puede ser controlado en casa con mucha facilidad. Sin embargo, es muy importante que mantengas los ojos muy abiertos ante alguno de estos signos de alarma:

 

  • Fiebre recién nacidos menores de dos meses.
  • Mirada perdida en mayores de cuatro meses.
  • Dificultad respiratoria.
  • Puntos rojos o morados en la piel.
  • Llanto continuo inconsolable.
  • Dolor de cabeza o confusión en un niño mayores de 2 años.

 

Si detectas alguno de estos signos de alarma, debes ponerte en contacto con tu pediatra. Lo recomendado por la OMS es que lo hagas siempre en caso de fiebre en cualquier bebé menor de dos meses.

 

Pero… ¿Cuándo debes dirigirte a un servicio de urgencias de forma inmediata?

 

  • Cuando la fiebre sobrepasa los 39° C.
  • Si no hay una infección evidente, como gripa o dolor de estómago.
  • Si la fiebre se mantiene durante más de 5 días.

 

Convulsiones en bebés por fiebre

 

En algunos niños y bebés, la fiebre, cuando sube demasiado rápido, puede generar convulsiones febriles.

 

Estas se ven como espasmos musculares que vienen acompañadas de una pérdida del conocimiento y, muchas veces, agitación y ojos en blanco.

 

Las convulsiones por fiebre no duran más de un par de minutos, pero siempre son un evento que atemoriza a los papás y a los cuidadores.

 

Si estás cuidando a un bebé que tiene una convulsión febril esto es lo que debes hacer:

 

  • Mantener la calma.
  • No inmovilizarlo.
  • Asegurarte de que no se golpee con nada.
  • Aflojarle la ropa.
  • Quitarle cualquier cosa que tenga en la boca.
  • Mantenerle la cabeza girada hacia un lado.
  • Mantenerle la boca preferiblemente abierta.
  • Esperar a que la convulsión pase sola.

 

Las convulsiones febriles en general no representan ningún riesgo grave para la salud de los bebés, pero siempre es importante que consulte con el pediatra y le cuentes todo lo que ha pasado.

 

Ninguna convulsión febril debería durar más de 5 minutos.

Ir arriba
Escríbenos
¿Necesitas ayuda?
¡Hola! ¿En que puedo ayudarte?